Competencias del siglo XXI

 

Las competencias de aprendizaje preparan a los alumnos para poder afrontar los retos que se les presentaran en su entorno personal y profesional cada vez más complejo.

Nuestra sociedad está cambiando muy de prisa, de aquí que nuestros alumnos acaben su etapa de estudiantes, será aproximadamente en el año 2038. La mayoría de profesiones que se encontrarán en el mercado laboral, ni tan solo existen. Es por eso que es muy interesante, a parte de una formación curricular sólida, se eduquen en las competencias de siglo XXI.

El desarrollo de estas competencias es el objetivo de los distintos programas que conforman el currículum d’ ASISB.

La Transdisciplinariedad, para entender un mismo concepto desde materias muy diferentes, incluso desde puntos de vista aparentemente contrarios.

La Interculturalidad, que permite funcionar en diferentes entornos culturales, con buenas habilidades lingüísticas, flexibilidad para adaptarse a circunstancias cambiantes e intuición para descubrir nuevos contextos. Pensamiento adaptativo y flexible con el que podrán encontrar respuestas más allá de lo que es conocido.

Mentalidad de diseño con la que podrá representar y desarrollar procesos y optimizar los resultados.

También le permitirá ser experto en reconocer que tipo de pensamiento requiere cada proceso y sabrá recondicionar el ambiente de trabajo para mejorar la capacidad y llevarla a término.

Colaboración virtual a partir de las posibilidades que ofrece la tecnología le permitirá compartir ideas y ser más productivo mucho más allá de la presencia física, como miembro de un equipo virtual. Es el discernimiento adecuado para saber filtrar y discriminar la información relevante entre la sobrecarga de información. Trabajamos en red con muchas escuelas del mundo para dar al alumno una mirada amplia de posibilidades.

Alfabetización económica y emprendedora. Con el objetivo de conocer el papel que juega la economía en la sociedad y utilizar las habilidades del alumno para motivar el espíritu emprendedor, y a tomar decisiones pro-activas con el ánimo de resolver problemas y cambiar realidades desde cualquier ámbito de la vida.

Inteligencia Emocional. Entender y aceptar les emociones propias y de otras personas, empatizar y tener carácter solidario. Cuidar de la interioridad como el mayor tesoro de la persona. APRENDEMOS A SER.